Final


Mis lapiceros se deslizan frenéticamente sobre las hojas de mi cuaderno.

El sudor resbala por mi frente, pero no, el cansancio no va a hacer que se cierren mis ojos. Ruido que me envuelve y yo, ajeno a él y ajeno al mundo, aprieto la tinta contra las hojas arrugadas y por mis venas la pasión del trabajo bien hecho me hace seguir y seguir...

El argumento, los personajes, los escenarios, todo parece encajar como las piezas de un rompecabezas a punto de completarse, en un orden impecable en mi cabeza. Vivos, de carne, más que marionetas en mis manos parecen pequeños pedazos de mi alma. Pero entonces ocurre de nuevo...

Sus sonrisas de papel se vuelven carcajadas, me miran de reojo, se burlan de mi esfuerzo, de las líneas escritas, de la pluma de tinta reseca, de otra noche más en vela. Los renglones comienzan a arder ante mí. ..

Mis ojos cansados miran con atención el espectáculo y se abandonan a la desidia al tiempo que ven a la musa de la creatividad alejarse despacio, como en un vuelo suave.

Minutos antes, el escenario se llenaba de vida y, de repente, el caos, el grito, el dolor desesperado de quien destruye todo. Mis manos, histéricas, cogen las hojas temblando.

¿Por qué no encaja en el resto de la historia?

No pude ser...

¿Acaso no me di cuenta de que...?

¡No!

¡No tiene sentido!

¡Nada cuadra, nada se entiende!

¡Nada vibra ni conmueve!






¡Basta!




Es un grito sin fuerza, un golpe seco: la pluma estalla contra el suelo dejando un borrón de tinta, o de sangre, o de ambas sobre el papel. Los personajes han muerto, los he matado, ya no llegarán a ningún final. Mis dedos tiemblan sobre sus pedazos aún calientes y destruyen la poca vida que tenían, su destino truncado no es otro que el de un final arrancado de golpe.



Lloro lágrimas calientes sobre los pedazos del papel para ver entre una nebulosa mi obra destruida.

2 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Magnífica esta puesta en escena del escribir. Muy bien llevada, fui sintiendo esa desesperación, esas ganas de destruirlo todo, esa impotencia.
Me encantó, ZeroZ.

Cariños.

ZeroZ dijo...

gracias por tu comentario Sol... lo aprecio mucho. Como te enteraste de mi blog?

Publicar un comentario