9 meses


Mes 1:

El repentino apetito de tu mami ha despertado mi curiosidad. La molesto constantemente comparándola conmigo o con sus crecientes rollitos estos últimos días. Aun no tengo ni la menor idea de tu futura llegada, es demasiado pronto aun.

Mes 2:

Todo sigue igual, como siempre. Tu mami no me ha dado noticias, aunque mi constante lectura de posturas y drásticos cambios de su estado de ánimo me motivan a hacer suposiciones personales de una supuesta llegada tuya. Tengo miedo, así que decido no comentar nada.

Mes 3:

Tu mami ha subido 3 kilos repentinamente. Sus insistentes comentarios me obligan a llevarla conmigo a correr y al gimnasio. Dice que está algo estresada por la avalancha de trabajos en la universidad y problemas en casa. Y yo, como buen enamorado, la consiento en lo que puedo. Aunque a veces pierdo la calma y la ignoro, ella siempre llega a obligar mi atención con sus lágrimas que me conmueven. Aun no tocamos el tema porque al parecer, su periodo continúa de manera regular.

Mes 4:

Hoy decidimos hacer la tan temida prueba en mi casa. Escucho sollozos de llanto dentro del baño, lo cual, me motiva a preguntar cuál fue el resultado. Sus incontrolables lágrimas me confirman tu llegada. Un torbellino de emocionen recorren mi cuerpo, no sé realmente lo que siento. Alegría, tristeza, miedo, coraje… responsabilidad. De mis labios solo salen palabras de ánimo aunque realmente soy yo quien los necesita.

Mes 5:

Estamos solos. Tu mami, tú, y yo. Los tres saldremos adelante juntos. Tras el rechazo de nuestros padres, decidimos hospedarnos en un motel cercano a su casa. Esta situación nos fortalece a diario como pareja. Esperamos con ansia tu futura llegada denominándote el motor y el POR QUE de nuestros días. A la fecha, hemos decidido dejar de estudiar y enfocar nuestras energías y tiempo para trabajar y comenzar a construir nuestro propio camino.

Mes 6:

¿Misericordia? Mis padres accedieron a acogernos en su casa momentáneamente “por el bien del niño” decían. Realmente por orgullo no lo hubiera aceptado. Pero el dinero en esta época es escaso así que algo de ayuda nos reconforta. La pancita de tu mami se ve cada día mas linda, sueño a diario como serás… por mutuo acuerdo hemos decidió no revelar tu sexo hasta el momento de tu nacimiento. Espero que seas mi gran “pelotero” y cumplas con mis sueños. Te apoyare en todo hijito serás quien quieras ser y llegaras a ser grande. Aunque también te espero a ti mi princesa. Convertirte en mi vida y cuidarte con todo ante todos y te apoyare en todo mi pequeña serás quien quieras ser y llegaras a ser grande.

Mes 7:

Una llamada de urgencia al trabajo me toma los nervios de punta. Tu mami ha ido de emergencia al hospital. Mi mente corre a mil por hora en mi interminable camino a su encuentro. Te confieso que las lágrimas son inevitables. Tengo miedo de perderte. De perder lo mejor que tengo mi vida. Tu vida. Llego apresurado al encuentro de tu mami, no existen obstáculos para mi preocupación. Mientras los doctores tratan de explicarme que no hay nada de qué preocuparme la mirada de tu mami trata de tranquilizarme. Por fin puedo respirar.

Mes 8:

Mi constante esfuerzo en el trabajo ah dado frutos. Me ascendieron a analista, lo cual me permitirá continuar con mis estudios y así continuar con mi línea de carrera. E juntado dinero para el baby shower que se realizara este fin de semana. He preparado una sorpresa a tu mami. La llevare un día completo al SPA. Sé que lo disfrutara.
Estuve todo el día en la compra de tu futura camita. El color es neutral. Miro todas las cosas que podría comprar si tuviera algo más de dinero, pero no me alcanza. Me esforzare porque nunca te falte nada mi bebe. Te lo prometo.

Mes 9:

El día de tu llegada.
Siento nervios. Siento ansias.
Unas ganas locas de abrazarte, de besarte, de tomarte en mis manos y acariciarte.
Gracias por todo.
Me convertiste en un mejor hombre.
Me miras fijamente como queriendo responder a este diario dedicado a ti. Y sonríes como si supieras lo que pienso.

24/6/2020

2 comentarios:

EveLyn dijo...

Es muy lindo lo que escribiste, me hiciste llorar :’) tus palabras me llegaron mas al saber que una vez estuve en esos aprietos (falsa alarma) no era el momento lo sé, pero bueno algún día muy lejano por cierto espero tener esa ilusión y ni que decir un bebe es lo mas hermoso que te puede dar la vida con problemas y todo el hecho de pensar en su llegada lo resuelve todo…
te comento algo pensé en escribir algo parecido me ganaste pero bueno cuidate y sigue escribiendo así de lindo…

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Precioso diario de embarazo, muy conmovedor.
Muy astuto con el tema de la fecha, jaja.
Cariños!

Publicar un comentario