Si aún puedes leer

Leeme como cuando me miras a los ojos con tanta pasión, préstame atencion cuando te oculte la mirada evitando que entres a mi alma, descubre que las palabras son solo un medio y nosotros el fin ( o quizá el intermedio). Hablame como cuando lo haces frente al espejo, naturalmente tu; equivocandote, repitente, magicamente tu para sentirme en casa nuevamente.Comunica tus dudas y no temas preguntar cuando quieras conocer, pero evita exceder cuando no estés dispuesta a contestar las preguntas que yo haré. Informa tus ideas y yo te apoyaré, sueña libre, libre de escapar, libre de creer, yo te seguiré. Tócame como cuando acaricias las paginas del libro que te regalé, disfrutando el inicio, el cuerpo y el desenlace del mismo. Sienteme cuando te escriba por que lo que pienso escribo y te pienso mas de lo que escribo. Acércate hasta invadir la circunferencial personal, respiremos al unisono, jadeantes de sentirnos atraídos. Escúchame como cuando nuestra melodía sonaba alrededor de nosotros y nos convertíamos en parte de ella, bañandonos de sonido, letras, oscilación de nuestros cuerpos y mas de un coro cantado. Ámame con desenfreno, con locura pero antes de amarme, amate a ti misma.

Nos vemos mas tarde, si ahí... en la felicidad.

3 comentarios:

Pilar dijo...

Seguro que la encuentras.

JAHI dijo...

Me resulta tan agradable leerte y la forma en que describes tus sentimientos, haces que me llene de una gran emocion e imaginación que a quien no le gustaría inspirar estas palabras, el amor es algo tan dificil de explicar que cuando es correspondido solo quieres volar y ser libre.
Me encanta sigue escribiendo, sigue haciéndome soñar en que algun día encontraré la felicidad

Liz Pasco dijo...

pero antes de amarme, amate a ti misma.

Y es que el verdadero amor tiene que crecer en campos de felicidad.

Riquísimo leerte, siempre.

Publicar un comentario