Consulta

- Doctor, creo que me estoy volviendo loco.
- ¿Qué le hace pensar que se esta volviendo loco señor Gorza?
- Usted no entiende. Ya no aguanto más, aveces creo que esta todo controlado pero...
- ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué le hace perder el control?
- No puedo contenerme, siento que soy un peligro para los que me rodean, soy incapaz de contener mi lado oscuro que sale a flote cada vez que...
- Continúe señor Gorza
- Es esa maldita canción que retumba en mis oídos, la escucho una y otra vez, me envuelve, me destruye y construye un nuevo yo cada vez que la escucho, me encuentro en otro lugar, con otro rostro, con otra ropa, otros amigos, otra vida.
- Y cuénteme señor Gorza, que le hace sentir tener una nueva vida al escuchar esa melodía.
- Fatal, el único camino de regreso es la muerte.
- Señor Gorza, ¿Que lo induce a usted escuchar tal canción conociendo las consecuencias de ese acto?
- La familia, están desprotegidos.
- Discúlpeme, creo que no lo sigo ¿A que familia usted se refiere? ¿Quienes están desprotegidos?
- Debo irme, nos vemos la próxima semana doctor.
- Pero señor Gorza, aún tenemos tiempo.

La puerta del consultorio retumba tras la apresurada salida del paciente, quien ágil esquiva personas y baja por las escaleras hasta el sótano del edificio, busca las llaves del carro y le da una revisión a su agenda, se hace tarde para la acostumbrada rutina diaria y es consciente de la gran responsabilidad que tiene, la importancia de ser un profesor de primaria.

1 comentarios:

Pilar dijo...

sin duda, una profesión de riesgo.

Besos sonrientes

Publicar un comentario